Lengua

Inicio Gramática, Lingüística, Verbos Complemento del verbo

Complemento del verbo

Publicado por Pablo

complemento-verbo.jpg Un complemento del verbo es una palabra o un grupo de palabras (un sintagma) que acompaña al verbo y lo complementa, añadiendo información semántica al predicado de la oración, de igual manera a como un complemento del nombre incorpora información relativa al sustantivo al que acopaña. El complemento verbal puede llegar a ser otra oración, formando con la anterior una oración compuesta.

El complemento del verbo, en realidad, es simplemente una etiqueta en la que agrupamos a todos los complementos que pueden aparecer en el predicado. Así, son complementos del verbo los siguientes:

– El complemento directo, que es el elemento gramatical resultado de la acción, donde el verbo deposita la acción, y es propio únicamente de los verbos transitivos. Por ejemplo, “Juan compró un regalo”.

– El complemento indirecto, que puede complementar tanto a verbos transitivos como intransitivos y que evidencia el destinatario de la acción. Por ejemplo, “Juan compró un regalo a su novia”.

– El atributo, que ejerce la función de complemento directo cuando el verbo es copulativo, y que tiene la particular capacidad de complementar más al núcleo del sujeto que al núcleo del predicado. Por ejemplo, “Juan es muy amable” (el verbo es mero unificador, “muy alegre” se refiere, evidentemente, a “Juan”).

– El complemento de régimen, que introduce elementos requeridos por el verbo y que además deben ir precedidos por una preposición concreta. Se llama también, precisamente por eso, complemento preposicional del verbo. Por ejemplo, “Juan confió en que la tienda estaría abierta”.

– El complemento circunstancial, que añadie información semántica relativa a la accción, pudiendo ser de lugar, de tiempo, de modo, de cantidad, de finalidad y de instrumento, entre otras. Por ejemplo, “Juan compró un regalo a su novia en la floristería a las cinco de la tarde” (en este ejemplo hemos introducido dos complementos circunstanciales: uno de lugar (“en la floristería”), y otro de tiempo (“a las cinco de la tarde”).

– El complemento predicativo, que se sitúa a medio camino entre el atributo y el complemento circunstancial, complementando al mismo nivel al sustantivo y al verbo. Por ejemplo, “el niño pasea triste” (triste se refiere al estado del niño, pero a la vez se refiere al modo en que pasea).

Dentro de las nueva tendencia lingüística que supone la gramática generativa, el complemento del verbo ha sufrido ciertas revisiones. Estos gramáticos consideran que los complementos son únicamente los que son requeridos por el verbo (como el complemento directo en caso de los verbos transitivos, el complemento de régimen), mientras que el resto serían simplemente adjuntos.