Lengua

Acentos

Publicado por Lourdes

El acento es un rasgo fonológico que presentan en su habla aquellos individuos que desarrollan su vida diaria y social en una misma zona territorial. En España, por ejemplo existen varios acentos obviamente característicos que sin tan si quiera ver a esa persona, ni conocerla, ni mantener una larga conversación con ella ni analizar la manera de articular los fonemas que tiene, podemos averiguar (y acertar) con toda seguridad la zona de España por la que vive. Los casos más claros de acentos españoles son los de los gallegos, los andaluces, los catalanes, los canarios y los de Zaragoza. Tan marcadas son algunas características de éstas que aunque una persona no provenga de ninguno de esos lugares ni tenga ese acento, es capaz de imitarlo de alguna manera. Internacionalmente hablando ¿quién no ha imitado alguna vez en su vida el acento tan seductor de los argentinos o de los italianos o ha leído alguna palabra que parece alemana o francesa con un acento de su país?

pijos5

Pues bien, está claro que cada uno en mayor o menor grado tiene un tipo de acento que lo caracteriza, pero, no sólo estos acentos nos pueden ayudar a averiguar de qué zona proviene esa persona, sino que también nos puede dar información del grupo social al que pertenece, se siente vinculado o le gustaría pertenecer. Es el caso de las tribus urbanas. Las tribus urbanas son grupos de personas que se unen porque tienen en común algún aspecto relevante para ellos como puede ser su forma de pensar, su filosofía de vida, sus gustos musicales, su forma de vestir, sus hobbies, sus ideas políticas, sus creencias religiosas, y cualquier otro aspecto que un grupo de individuos pueda considerar tan importante como para unirse y “hacer piña”. Ejemplos de estas tribus serían por ejemplo: los hippies, los punkies, los pokeros, los frikis, los otakus, los ultras, los pijos, los perro-flautas, los latin kings, los rockeros, los moteros, los mormones, los rojos, y así, multitud de tribus más.

Pero este acento no es eterno ni inmaculado, es decir, que a lo largo de nuestra vida, en función de dónde vivas, con quién te relaciones a diario o a qué gustos te acerques, nuestro acento se podrá ir modificando y acomodando a cada situación si así lo requiere.

Relacionado con este tema del cambio de acentos, unas científicas lingüistas de la Universidad de Glasgow han averiguado que el acento que tiene una persona también puede ser modificado por la televisión. Y es que, al parecer, la televisión británica emitió durante un periodo de tiempo una telenovela llamada EastEnders y sus actores protagonistas tenían una peculiar forma de hablar hasta el punto de pronunciar la “th” de palabras tan comunes como “think” o “the” como una “f” en lugar de la original “z”.
Esta telenovela tuvo mucha audiencia y el efecto que produjo en la pronunciación y el acento de los telespectadores que se sentían identificados con los personajes fue asombrosa ya que se adquirió automáticamente y con una rapidez fulminante.

Categorías: General, Lingüística